domingo, 25 de diciembre de 2011

A spining en invierno

Hola a todos ;
Estos últimos días he podido disfrutar de un poco de tiempo libre para darle a la caña. El miercoles fui a dar una vueltilla con la moza y el perrillo a un conocido puerto de la zona, la idea no era echar la caña, sino mirar haber si estaba saliendo algun pez, mientras conversaba con unos conocidos, oí un ruido en el agua, parecido al que crean los poppers pero mas fuerte, al momento supe lo que era, observé y ví a una lubinilla atacando a las bogas y mi instinto afloró y no me resistí a ir corriendo al coche a por mi arma, eso si, antes habiendo pedido permiso.

No tardé mucho en sentirla y no es que sería muy grande, pero me hizo mucha ilusión ya que la ví como cogía el minow, después de la foto al agua y haber si estaba acompañada, pero no hubo suerte, asi que con la piruja que estaba cayendo nada, para casa y a planear lo del dia siguiente.
Al día siguiente y después del maretón que ha habido estos últimos días el parte parecía bueno.
Este año me he decidido a probar a spining un poco en invierno, y nunca mejor dicho ya que el jueves fue el primer dia de éste, me dispuse a bajar al pedrero, no iba nada confiado porque aunque no suela ir a esta modalidad por estas fechas, alguna vez si que había probado y nunca con éxito asi que como os digo mi sensación era mala, pero estaba dispuesto a jugarmela y sabía que alguna andaba.
Cuando por fin vi lo bonito que estaba el mar, esa sensación desapareció y me apresuré para echar la vara, ya que como sabeis por esta fechas casi no tenemos horas de luz y había mucho que hacer.
Poco a poco empecé a tantear el pedrero hasta que llegue a su final, y como me temia ni tocar ,asi que me dispuse a darle a la otra parte de este mismo, de camino volví a probar en uno de los sitios que mas sorpresas me ha dado y en la primera varada ya la noté, tardé unos segundos en reaccionar y creérmelo, pero cuando lo hice conseguí sacar esta preciosa lubineta.
El viernes viendo lo bueno que hacía y el resultado de los dias anteriores volví a la carga, no madrugué nada y había que aprovechar las primeras horas del día porque el parte auguraba viento del Este y por experiencia se que ese viento no mola nada. Asi que me puse manos a la obra.
De nuevo no iba nada confiado pero lo único que buscaba era disfrutar de esa preciosa mañana invernal. Una vez abajo, no tardó mucho en sonar la flauta .
Después como el parte anunciaba, el viento apareció y dí por concluida la jornada.
De momento esto es todo, un saludo y felices fiestas.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Se me "ilubinó" la noche

Pues si, en esta última salida se me ha iluminado la noche, bueno mejor dicho se me ilubinó la noche y el año, y no fue por la pedazo de luna llena que hay.
La verdad, que no iba ni haber ido a pescar, pero mientras cenaba, viendo la temperatura tan buena que hacía, se lo comenté a la moza y asi que el perrin corriera un poco por la playa. Me decidí ir a una playa que tenía ganas de probar a lubinas, ya que había pescado en ella muchas veces pero no a esta especie y como surgió asi de la nada me la jugué pues no sabía ni si podría echar las cañas, ya que me daba miedo que al haber habido y haber tanta mar de fondo habría metido algas y me fastidiarían, pero bueno si no se podría ya lo sabría para otra ocasión y el perro ya habría bajado esa noche.
Cuando llegué lo ví bonito por lo menos de fachada, pero quedaba probar tema algas y corriente, eché una caña para tantear, y sí, parecía que el plomo de araña aguantaba, armé la otra, eché, y a comprobar la primera caña haber que tal estaba,uff...la corriente la había sacado entera,"bajón,,," al recoger vi que traía peso "algas" miré la otra caña y parecía que aguantaba, asi que nada seguí recogiendo para volver a prepararla y lanzarla. La lanzo y veo que la otra ya se había destensado, otra vez, algas...,asi que a andar por la playa con las cañas a cuestas buscando haber si con suerte habría alguna zona sin algas, asta que la enc0tre,no es que estaria libre totalmente de algas pero aguantaban un poco mas. Pasaron un par de horas y no se movían las cañas como de constumbre, bueno se movian cuando entraban las series o pillaban algas, pero sin novedad.
Mientras tanto, yo observando la playa para atrás y para adelante, mirando la forma de romper las olas, cada vez me llamaba mas la primera puesta en la que había estado. En mi mente una idea ya llevaba dando vueltas un rato, muchas veces al coger agua la playa debido a la subida de la marea, las algas se suelen mover o simplemente se alejan de la orilla haciendo que puedas pescar y ese era el caso. La marea ya llebaba subiendo 2:30min,pero había una pega, que la puesta estaba en el otro lado de la playa y me daba mucha pereza, encima lo de las algas era teoría. Al final me decidí por recoger una de las cañas y pescar con la otra, asi me facilitaría el moverme por el arenal y tenerla mas atendida que con el mar que hacía no era poco. LLegué a la zona y tras dejar los bartulos me dispuse a lanzar, agudicé los sentidos de nuevo para clavar el plomo a la distancia deseada y a esperar hasta aburrir, lo de las algas pues pasó, no las pillaba, tiraba la corriente pero sin mas. Al ratito tirón, salí corriendo pero de la misma me frené, serían algas??? mi cabeza dudaba pero el incosciente me decía que si, que si había sido picada.
Clavé y empecé a recuperar y si, parecía pieza y buena, la saqué, habiéndome plantado antes una bonita batalla, volví a lanzar de la misma, a la misma ola haber si estaba acompañada, y a mirar la captura, por lo menos me iría con una preciosa lubina.
Me giro y vuelvo a ver la caña dando tumbos "ahí está",cogí apresuradamente la caña y me preparé a disfrutar, la saco vuelvo a preparar la caña y al agua sin perder el tiempo,de la misma voy a ver la foto que había preparado, cuando de repente oigo el carrete, en esta era cuando ya no me lo creía ,tres seguidas en diez minutos, parecía que en vez de lanzar las cañas con plomo lo estaba lanzando con balas de plata, ya que no era normal que cazara tantas lobas, pero como todo en esta vida se acaba, se me acabaron las balas de plata asi que volví a lanzar pero ya sin éxito, era normal, no le voy a pedir peras al olmo.
Cuando están y se lo lanzas al sitio parece mentira lo poco que tardan en encontrar los cebos, yo a la gente que suelo llevar o con los que suelo ir les comento que parece que tienen un radar, porque como la haya y la sepas buscar ellas haran el resto y asi me lo han vuelto a demostrar.
Menos mal que soy yo y me lo puedo creer, porque cada vez que miro esta foto todavia no me lo creo, viendo el bajón de peces que tenemos actualmente , se me hacía casi imposible volver a tener esto entre las manos
Saludos y buena pesca.